Infoxicación-a-la-vista

Peligro: Infoxicación a la vista

El avance tecnológico ha permitido que vivamos en un mundo interconectado a escala global, en el que la tecnología se ha hecho ya indispensable para llevar a cabo actividades cotidianas, en el hogar, en el trabajo, con nuestros hijos. Parece obvio que las nuevas tecnologías acortan las distancias y acomodan nuestra existencia, y se erigen como herramienta indispensable de trabajo y medio (canal) para el conocimiento. ¿Quién no ha buscado el significado de una palabra o los síntomas de una posible enfermedad en internet?

La difusión de información a través de ciberespacio se realiza de manera masiva, inmediata y, en la mayoría, de los casos sin filtros. Entonces, ¿qué podemos hacer para no salir malparados ante esta sobreabundancia de información?, ¿cuáles son las herramientas de que disponemos para saber que lo que estamos leyendo en una web o  en un artículo digital es fiable, auténtico y está contrastado? ¿Cómo podemos  no caer presos de la infoxicación?

En este sentido, parece que las armas más poderosas de que disponemos para no caer en desgracia son: el buen hacer del autor de esa información y nuestro propio conocimiento y experiencia sobre el tema.

En cuanto al buen hacer del autor, está claro que el peso recae sobre su propia responsabilidad para con la sociedad acerca de la información o el contenido que difunda (que sea veraz, extraído de fuentes fiables, esté perfectamente redactado y sea coherente, inteligible, actual y de interés, entre otras características.). El correcto tratamiento de la información es esencial para no desvirtuar el mensaje que se quiere transmitir y generar un proceso de intermediación eficaz, que sea informativo y divulgativo.

En cuanto a nuestro propio conocimiento, la responsabilidad –hay que decir- no es solo nuestra. Se desprende una responsabilidad esencial y primaria por parte de las Autoridades y los Gobiernos pues, ¿no son ellos los encargados de fomentar los mecanismos para la promoción del Conocimiento (con mayúscula) entre la sociedad desde la infancia?

Una correcta educación impartida en las escuelas y ejercitada de forma proporcional por las instituciones es fundamental para poder hablar y alcanzar la noción de una sociedad crítica y reflexiva ante la información a la que se accede. La importancia de la formación y de los conocimientos adquiridos a lo largo de nuestra vida nos hace fuertes, en particular, y forja, en general, una sociedad soberana; además, el conocimiento es una de las fuerzas motrices de los procesos de crecimiento económico y de mejora del bienestar social.

Si te interesa esta línea de estudio no dejéis de leer Historia y comunicación social de Manuel Vazquez Montalbán o Humanismo y Tecnología de la Información, de Jesús García Yruela, profesor de la UCM, entre otros títulos

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>