RSC y marca

La marca insaciable y la RSC

Si hay algo permanente en esta vida es que todo seguirá cambiando. Y en el mundo comunicación, el proceso lleva una aceleración creciente.

El rápido acceso a la información que hoy tenemos ha hecho que los consumidores hayan desarrollado un finísimo olfato para distinguir entre las marcas que les ofrecen “algo más” y las que sólo persiguen ventas.

Y esto último, lo de tratar de ganar cuanto más dinero mejor, ha teñido algunas empresas de un color que no genera simpatías entre los clientes potenciales, (recordemos que hoy existe un producto alternativo para todo, o casi).
Ya se ha superado con creces aquella concepción de Milton Friedman (Premio Nobel de Economía en 1976) que decía que la única responsabilidad social de las empresas era generar beneficios y que con esto, a través de la generación de riqueza y la creación de empleo, daba cumplida cuenta de sus responsabilidades con la sociedad.

Hoy sería impensable sostener públicamente estas ideas (aunque alguno siga convencido de ellas) ya que los consumidores creen positivamente que las empresas deben restaurar “lo que rompen” en el proceso de su producción y devolver parte de lo que ganan a la sociedad que las alimenta. Es por esto que los departamentos de comunicación de las empresas tienen que emplearse a fondo buscando dotar a sus marcas de un contenido, una significación que vaya más allá de la representación de un producto.

Y con ello, la marca se ha convertido en un monstruo que reclama cada vez más alimento, más historias, más contenidos con los que reforzar su posición. Y no sólo necesita más cantidad, también lo necesita en diferentes formas, porque hay que adaptar el lenguaje según el tipo de medio al que vaya dirigido.

Surge así una especie de “voluntariedad” en la propia “imposición” de unas normas, más allá de las legales (faltaría más), que repinte las fachadas de las empresas de azul cielo, para hacerlas, a los ojos de los consumidores, entes responsables y comprometidos con la sociedad y el medio ambiente.

Curiosamente, ni tan siquiera hay un acuerdo general acerca de dónde debería residir estructuralmente la Responsabilidad Social Corporativa, ¿Recursos Humanos, Comunicación, una gerencia propia, dependiente del CEO? Cada casa es un mundo en este aspecto, pero en casi todas, la RSC carece de presupuesto propio o suficiente para el desarrollo de su “responsabilidad”.

Si nos da por comparar, enseguida nos damos cuenta de que a nadie se le ocurre plantearse si debe existir o no una Dirección de Marketing, una Dirección Financiera o una de Recursos Humanos, y seguramente esto da una idea de la posición relativa de la RSC en las empresas, al menos por el momento.

2 comentarios
  1. Joaquim
    Joaquim says:

    Totalmente de acuerdo con lo que escribe Mario en este post. Realmente en este momento la velocidad aportada por las tecnologias y la capacidad de comunicarnos junto a la infoxicación, el consumidor ha dejado de ser consumidor para convertirse en persona que piensa, analiza, opina, valora y decide cuando y que compra, por lo tanto ya no está dispuesta a que la fuercen a comprar para consumir más. entre otras cosas el paradigma economico no se lo permite.
    Hoy las Marcas ya deben comenzar a dar signos de ser SIGNIFICATIVAS para la sociedad. Aportar valor y compartirlo desde la ética. En cuanto a la ubicación de la RSC en mis visitas y trato con empresas grandes y multinacionales ya esta abandonando los departamentos de RRHH para centrarse en los departamentos de comunicación y en muchos casos en “Comunicación y Sostenibilidad” como es el caso de Unilever. Sobre el ultimo párrafo del post, la clave.

    Responder
    • Mario Andrada
      Mario Andrada says:

      Muchas gracias, Joaquim, por tu comentario.Cierto que ya existen claros indicios del comienzo de un cambio en la comunicación y la responsabilidad de las marcas, ya veremos cuánta energía se pone en ello. Lo bueno es que no tendremos que esperar mucho, porque sea lo que sea, será rápido.
      Un saludo.

      Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>