Comunicarse

El “simple” esquema de la comunicación

Si lo pensamos bien, comunicarse no debería ser tan difícil. Veamos, alguien tiene una idea que quiere transmitir, la codifica en palabras para componer frases y emite esas frases a través de la voz. El que tiene enfrente, el receptor del mensaje, recibe las frases, las descodifica y ¡zas!, se le tiene que formar una idea que debe coincidir con la que trataba de expresar el emisor.

Sencillo, ¿no? Pues no. Esto, generalmente, no ocurre así y, para ser sinceros, gracias a ello muchos de nosotros tenemos una herramienta con la que ganarnos la vida.

Lo cierto es que en cada uno de estos pasos, tan sencillos aparentemente, intervienen miles de condicionantes tanto físicos como psicológicos que modifican la interpretación de los mensajes.

esquema_comunicacion

Para mí, y aunque parezca un poco exagerado, esto quiere decir que “comunicar” no existe, lo que existe “comunicar-se es decir, estar permanentemente alerta para intentar captar los detalles interpretativos de nuestra audiencia y así poder ir puliendo el mensaje hasta lograr que la bombilla del receptor sea de un color lo más parecido posible a la nuestra.

Cierto que esto no es el gran descubrimiento de nuestro siglo pero entonces, ¿por qué cuando pregunto en mis clases qué creen que van a aprender, me contestan al unísono, a comunicar, como si ellos fueran los únicos protagonistas de la comunicación?

O, ¿por qué vemos tantos anuncios y spots televisivos cuya “puesta en escena”, por así llamarlo, no tienen en cuenta las realidades sociales del momento en que se emiten?

O, ¿por qué encontramos tantos líderes políticos incapaces de conectar con su audiencia?

Este es el secreto de los grandes vendedores, que durante los 30 0 40 minutos que dura su oportunidad de venta, están tan pendientes de las reacciones de su cliente como de su propio discurso. No llega unicamente para soltar su argumento aunque este haya sido construido con el mejor de los criterios, sino que entiende que en el minuto uno no va a ser entendido pero en el minuto cuarenta, mediante un proceso de aprendizaje, tiene que haber logrado una comunicación casi perfecta.

Porque a todos nos gusta sentir que los demás nos entienden, ¿o no?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>