Las marcas y las ONG juntas para “vender” más

Creo que ha llegado el momento de que el tejido empresarial y las ONG inicien un diálogo profundo para generar una nueva conciencia corporativa haciendo que las empresas y sus marcas fomenten sus Valores hacia la Reputación de manera que juntas creen las condiciones ideales para generar conjuntamente innovación y procesos de co-creación para actuar con la involucración comprometida con su entorno.

Personalmente, no creo que estemos en una época de cambios sino en un cambio de época que afecta a la forma de trabajar y comunicar de las marcas acercándose a sus consumidores a través de políticas de responsabilidad social, comprometidas con sus empleados, el medio ambiente y los problemas sociales. Es evidente, cada vez más, que significar algo positivo y socialmente responsable es un valor claro y con impacto directo en la línea de flotación del negocio y la imagen de la empresa.

Las empresas pueden y deberían comenzar a actuar de forma transversal con sus departamentos de Sostenibilidad y estos a su vez conjuntamente con los departamentos de Marketing para sistematizar su responsabilidad y haciendo partícipes a las personas de su entorno. Las ONG tienen un bagaje, experiencia y conocimientos muy aprovechables e interesantes para que el empresariado honesto pueda actuar de una forma seria, rigurosa y eficiente en transformar los entornos de forma sostenible.

Aparte de las empresas y las ONG pienso también que la regeneración de las Administraciones es inapelable y que deben encontrar su nuevo rol social.  No quiero que se me entienda que utilizo aquel viejo tópico dogmático que dice “…ahora toca devolver a la sociedad aquello que la sociedad les dio; los beneficios”, pero pienso, por profesión, que en este momento ya no se puede trabajar con las empresas y sus responsabilidades sin contar con que el mundo ya ha comenzado la carrera hacia una situación sosteniblemente equitativa y que una de las realidades incuestionables para conseguir esta equidad es pensar que hoy por hoy las ONG llevan un buen trecho de ventaja y como consecuencia son ellas quienes más conocen las necesidades, las causas, los métodos, las ubicaciones y la operatividad, por lo tanto, pienso que ya no se trata simplemente de cooperar o colaborar sino de unir criterios para trazar objetivos y co-crear estrategias comunes para actuar socialmente y culturalmente de forma eficiente sobre causas muy concretas. Además, si se hace con rigor, criterio y una conducta transversal, las empresas pueden seguir ganando dinero, pues forma parte de su sostenibilidad, y las ONG pueden aportar su conocimiento, también remunerado, para que su trabajo tenga sentido y realmente sea profundo.

Aquí se abre un amplio camino indispensable de entendimiento y trabajo conjunto y compartido para avanzar en el desarrollo Sostenible de la Sociedad y del Planeta dando pie a que las marcas formen parte de este Valor Compartido.